Opinión novela de dan Brown El código Da Vinci

El código Da Vinci ha sido sin duda alguna uno de los mayores éxitos de ventas de los últimos años (sólo comparable quizás con la saga Harry Potter o la trilogía Millenium).

Publicado en el año 2003 lanzó al estrellato a su escritor, el estadounidense Dan Brown, que luego se ha dedicado a reeditar todos sus libros anteriores y a sacar solamente El símbolo perdido como libro posterior al código.
El libro en sí es una mezcla de intriga y misterio, mezclada un poco con el Santo Grial y el papel de maría Magdalena, y llevando al papel de malo de la película al Opus Dei.
Como muy bien deja claro el autor en la primera página de su libro, la obra es una obra de ficción, no tiene nada de realidad, y lo único real que tiene es la sede del Opus Dei en Nueva York, a pesar de eso ha habido gente que se la ha creído y la ha utilizado para criticar a la Iglesia y al Opus, o se la ha creído y ha acusado al autor de atacar a la Iglesia y al Opus, ambas actitudes me parecen igual de equivocadas ya que es una novela.
En ella el profesor Langdon, profesor de iconografía religiosa, está en París dando una conferencia y se ve envuelto en el asesinato de Jacques Saunière en el museo de Louvre, de una manera un tanto peculiar, ya que la propia víctima antes de morir ha querido dejar algunos mensajes que permitan la aclaración del asesinato a su nieta, una inspectora de policía, Sophie Neveu.
Sin duda muchos han sido los autores que han intentado a partir del éxito de este libro mezclar los mismos ingredientes, por lo que han aparecido muchísimas novelas que usaban a los templarios, al santo grial, a la inquisición y misterios de tiempo pasado con un poco de misterio, pero ninguno lo ha conseguido con el tremendo éxito de Dan Brown en esta novela.
 
Escrito por: Garfer
Comparte el contenido
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *